BLOG
revisión botox y ATM

Botox y ATM: revisión

Todos hemos escuchado hablar alguna vez del Botox. Sin embargo, no siempre tiene un fin estético. De hecho, genera muchas dudas su aplicabilidad como parte de un tratamiento sanitario. En esta entrada vamos a revisar qué dice la evidencia científica en cuanto a su utilización en pacientes con Dolor Orofacial y/o Disfunción Temporomandibular. Botox y ATM

La Neurotoxina producida por la bacteria Clostidium Botulinum se denomina toxina Botulínica y existen 7 subtipos diferentes, siendo el más utilizado a nivel terapéutico el subtipo A. Los primeros usos terapéuticos de estos subtipos fueron como parte del tratamiento enfermedades del Sistema Nervioso Central que cursaban con la contracción involuntaria de ciertos músculos, como el músculo orbicular de los párpados en el caso del blefarospasmo.

¿Cómo funciona?

En cuanto a su mecanismo de acción, el tratamiento mediante toxina botulínica inhibe la liberación del transmisor necesario para que se produzca la contracción muscular, la acetilcolina, evitando así la contracción muscular. Por tanto, su principal efecto es la relajación muscular.

En cuanto a su utilización con fines analgésicos en pacientes con dolor miofascial, los resultados todavía no son concluyentes. Hay artículos que sugieren que se produce debido a la inhibición de otras sustancias implicadas en la génesis de dolor (como la sustancia P o el glutamato). Sin embargo, múltiples infiltraciones pueden causar dolor local en ese área. Una vez realizada la infiltración, el efecto motor dura entre 8 y 16 semanas, por lo que se le considera un tratamiento paliativo.

Botox y atm

Dolor miofascial a nivel orofacial
  • La disfunción de la musculatura masticatoria conlleva cuadros de dolor orofacial, cefaleas asociadas y limitación funcional. En este sentido, las principales vías de actuación son el tratamiento fisioterápico y, en caso necesario, la farmacología. Diferentes estudios han analizado la utilización de la toxina botulínica en casos de dolor miofascial a nivel orofacial. Los resultados indican que estas infiltraciones no son un tratamiento más efectivo ni duradero que la fisioterapia, las inyecciones con lidocaína o incluso el placebo. Por otro lado, actualmente no hay revisiones sistemáticas ni ensayos clínicos aleatorizados que apoyen el uso de este tratamiento en pacientes con dolor crónico orofacial según la actual Guía de Manejo y Medicación Orofacial.
Bruxismo
  • El bruxismo consiste en la hiperactividad en la musculatura masticatoria (puedes leer más aquí). En este sentido, la toxina botulínica se ha propuesto como un posible tratamiento en casos muy severos con graves consecuencias para la salud bucodental a nivel dental y musculoesquelético.
  • Los últimos estudios científicos indican que el botox puede ser efectivo reduciendo la intensidad de contracción de músculos como el masetero. Sin embargo, no actúa sobre la génesis del bruxismo. Por ello, cobra gran relevancia el diagnóstico especializado y el tratamiento multidisciplinar ya que el bruxismo es multifactorial. Por último, en casos de dolor asociado, se observó una mejoría leve a corto plazo debido a los efectos a nivel periférico de la infiltración.
Disfunción de la ATM
  • La disfunción Temporomandibular (DTM) consiste en la alteración de la Articulación Temporomandibular (ATM), la musculatura masticatoria o sus estructuras asociadas como el disco articular. Esta entidad clínica puede cursar con dolor, ruidos articulares o bloqueos  entre otros (puedes aprender más sobre la DTM aquí).
  • Actualmente, las principales vías de actuación son el tratamiento fisioterápico, odontológico y farmacológico. La evidencia científica indica que no hay datos suficientes como para recomendar el tratamiento con toxina botulínica.
Neuralgia del Trigémino
  • Actualmente son pocos los estudios científicos que analizan la utilización de la toxina botulínica en pacientes con neuralgia del trigémino. Además, la calidad metodológica de estos es baja. Por ello, la actual Guía de tratamiento Dolor Orofacial concluye que actualmente no se puede recomendar este tratamiento en casos de neuralgia del trigémino.

Conclusiones y recomendaciones

El estudio de Awan publicado en 2019, indica que no existen evidencias concluyentes del beneficio del tratamiento con toxina botulínica en pacientes con DTM y DOF en cuanto a mejoría de la sintomatología o ganancia de apertura bucal. Por ello, actualmente se propone como una opción terapéutica en casos de fallo del tratamiento conservador, siendo las principales líneas de actuación la fisioterapia, odontología y farmacología.

En cuanto al bruxismo, puede ser un tratamiento eficaz en casos severos siempre dentro del abordaje multifactorial y multidisciplinar. Es muy importante recalcar que el tratamiento con botox es justamente eso, un tratamiento y, por tanto, debe ser prescrito y pautado por un especialista médico.

  • Kraft SP, Lang AE. Botulinum toxin injections in the treatment of blepharospasm, hemifacial spasm, and eyelid fasciculations. Can J Neurol Sci. 1988;15:276–280.
  • Awan KH, Patil S, Alamir AWH, Maddur N, Arakeri G, Carrozzo M, et al. Botulinum toxin in the management of myofascial pain associated with temporomandibular dysfunction. Journal of Oral Pathology & Medicine 2019 -;48(3):192.
  • Klein AW. Contraindications and complications with the use of botulinum toxin. Clin Dermatol. 2004;22(1):66–75.
  • Dressler D, Adib Saberi F. Botulinum toxin: mechanisms of action. Eur Neurol. 2005;53(1):3–9.
  • Qerama E, Fuglsang-Frederiksen A, Kasch H, Bach FW, Jensen TS. A double-blind, controlled study of botulinum toxin A in chronic myofascial pain. Neurology. 2006 Jul 25;67(2):241–245.
  • Clark, G.T. & Dionne, R.A.. (2013). Orofacial Pain: A Guide to Medications and Management. 10.1002/9781118704851.
  • Shim YJ, Lee HJ, Park KJ, Kim HT, Hong IH, Kim ST. Botulinum Toxin Therapy for Managing Sleep Bruxism: A Randomized and Placebo—Controlled Trial. Toxins [Internet]. 2020 Mar [cited 2020 Dec 27];12(3):168.
  • Ågren M, Sahin C, Pettersson M. The effect of botulinum toxin injections on bruxism: A systematic review. Journal of Oral Rehabilitation [Internet]. 2020 Mar [cited 2020 Dec 27];47(3):395–402.

Botox y ATM

Posts Relacionados